Todos los fuegos el fuego

Todos los fuegos el fuego

by Julio Cortázar

Todos los fuegos el fuego offers eight great examples of the creative fullness that encompasses Cortazar's stories.

  • Language: Spanish
  • Category: Short Stories
  • Rating: 4.30
  • Pages: 198
  • Publish Date: June 1st 2005 by Fondo de Cultura Economica USA
  • Isbn10: 9681675940
  • Isbn13: 9789681675943

Read the Book "Todos los fuegos el fuego" Online

In the title story, two stories are juxtaposed: scenes of a Roman gladiator fighting for his life in an arena with modern scenes from a man on the phone with his wife, girlfriend at his side. Another story starts with a week-long traffic jam in Paris. When the killer is caught and he is ready to marry and be faithful, he sees a life of emptiness ahead of him.

Este es el primer conjunto de relatos del maestro argentino que tengo el placer de leer, y, si bien antes ya consideraba a Cortázar como un coloso de la distancia corta, Todos los fuegos el fuego me lo ha confirmado con creces.

Nothing is more worrying than the fabric of everyday life if it is brought to disintegrate, Cortázar knows how to read it more than any other.

An outstanding collection of eight short stories by one of the giants of 20th century literature Argentinas Julio Cortázar. Julios opening line of this short tale of obsession, a flight attendants obsession for a Greek island, an image of escape from the drab routine of walking up and down the narrow aisle serving passengers, listening to complaints, the forced smiles, requirements of politeness and small talk with colleagues, strict dress code, forever marking the minutes on ones wristwatch. Marini flies over Xiros at noon three times a week but, so near but so far away, he might as well be dreaming hes flying over Xiros. I especially fancy Julios choice of name for Marinis island: Xiros, like the number zero with all its ground zero associations. Growing Obsession: Marini knows he is obsessed he had read the guidebooks telling him how octopus is the main resource, Xiros fisherman use large stones for piles and every five days a boat leaves for Xiros. Marini immediately feels at home, kinship with Klaios, instant friends with the boys. Dream Come True, One: Mirini sets out for a blissful walk on the island (he recognizes a cove hes seen from the air!), savoring every minute, then after some time, sweating in the heat of the midday sun, he undresses and thrusts himself from a rock into the sea. Mirini turns toward the sea and catches a glimpse of the charter boat becoming smaller and smaller on the horizon, which, for him, signals farewell to any dealings he will ever have with his former life. One of the things I love about a Julio Cortázar short story is we never know how it will end until we finish reading the last sentence.

Alguns destes contos são do melhor que já li de Julio Cortázar (e não só...). Em todos os voos Roma-Teerão, ao sobrevoá-la ao meio-dia, vai para a janela até a perder de vista. A rapariga do Dauphine, o engenheiro do Peugeot, as freiras do Dois Cavalos, os rapazes do Simca, os velhos do Citroen, os camponeses do Ariane, os noivos do Volkswagen, e muitos outros...Não se conhecem mas, durante o tempo que dura o engarrafamento, são uma única família, que se une para lutar contra o frio, a fome, o medo,...para sobreviver... Se alguém morre, ou fica doente, vão-se inventado mentiras para que ela não saiba. (Edvard Munch) O Outro Céu (4*) "Irma é a mulher mais terna e generosa que pode haver; jamais me passaria pela cabeça falar-lhe daquilo que é realmente importante para mim, e dessa forma chegarei um dia a ser um bom marido e um pai cujos filhos serão simultaneamente os tão ansiados netos da minha mãe." O narrador vive em Buenos Aires, é corretor de bolsa e tem uma vida rotineira. (Otto Dix) (Nota às estrelas: aparentemente a média não dá cinco, mas a Ilha, a Auto-Estrada, a Doente, a Cora e os Fogos são um forte suporte para as cinco estrelas finais.)

Su habilidad para sumergirse en el realismo mágico sin echar mano de recursos demasiado fantasiosos nos deja estas ocho historias, cada una más sorprendente que la anterior, y con las que el lector puede jugar a pensar que es simple ficción o a dejar volar la imaginación con la infinidad de interpretaciones que cada uno puede tener. 1. "La autopista del sur": Un atasco en la autopista del sur que lleva a París es lo único que necesita Cortázar para mostrarnos el lado más solidario de las personas cuando se llega a situaciones extremas y cómo una sociedad puede construirse incluso en un tramo de carretera. "La señorita Cora": Uno de los relatos más especiales que he leído hasta el momento. Mostrando la originalidad de Cortázar y su negativa a seguir las normas no escritas de la gramática, este cuento nos demuestra que es posible seguir una historia con más de un narrador a base de puro monólogo interior. La habilidad de Cortázar para dotar de surrealismo una historia tan simple como el engaño de una pareja es prodigiosa, hasta tal punto que algunas frases llegan a incluir entre punto y punto el salto de un escenario a otro. "El otro cielo": De una manera más sutil que en los otros relatos, Cortázar dibuja a un personaje que va saltando de un escenario a otro sin aviso ninguno.

4/5 "Instrucciones para John Howell" lo extraordinario, un cuento de terror mental, un miedo desconocido que sólo se puede encontrar en lo más profundo de las personas, un retrato del pánico. 4/5 "Todos los fuegos el fuego" En las yuxtaposiciones que se presentan entre las dos historias se presentan dos triángulos amorosos.

En "Final del juego (1956) e "Historias de Cronopios y de famas" (1962), nos encontramos con prosas más breves e ingeniosas, en donde el lector es sorprendido constantemente por las "bruscas" rupturas de la realidad. En ellos, el número de cuentos por publicación es alto, en contraposición con "Todos los fuego el fuego" (1966), cuyo número de relatos, es apenas ocho, pero con una prosa mucho más extensa y trabajada, donde lo fantástico se mezcla con la realidad de una forma pausada, como un arrollo que fluye. Vivimos tan encasillados y normados entre esas leyes, que no nos detenemos a pensar en sus excepciones, es en esos casos, donde Cortázar vislumbra una realidad diferente, es ahí donde indaga y nos sorprende de manera sutil, porque es tan simple el cambio, una leve desviación y el cuento abandona lo mundano para volverse una obra de arte. siento al mismo tiempo cómo la melodía y el dibujo de la copa del árbol contra el cielo se van acercando, traban amistad, se tantean una y otra vez hasta que el dibujo se ordena de pronto en la presencia visible de la melodía, un ritmo que sale de una rama baja, casi a la altura de mi cabeza, remonta hasta cierta altura y se abre como un abanico de tallos, mientras el segundo violín es esa rama más delgada que se yuxtapone para confundir sus hojas en un punto situado a la derecha, hacia el final de la frase, y dejarla terminar para que el ojo descienda por el tronco y pueda, si quiere, repetir la melodía." Págs. Así, con algo tan simple, Cortázar comienza a crear tensión, logrando el máximo cuando juega con la narración, ya que son distintas voces las que componen la misma realidad. Los distintos personajes que aparecen, nos dan a conocer la historia por medio de sus pensamientos, y en medio de una frase, aparecen los pensamientos del otro, como si se tratara de un rompecabezas que se va armando con los puntos de vista de cada uno de ellos. En "Todos los fuegos el fuego", cuento que le da el título a este libro, el autor utiliza una técnica similar para unificar realidades distintas. Las interrupciones surgen en mitad de un párrafo, como si no se tratara de periodos de tiempos distintos, y las situaciones similares que se viven en uno y en otro, no son más que una misma; un mismo universo, unido narrativamente. Finalmente, para cerrar esta maravillosa colección de relatos, el autor no regala el formidable cuento "El otro cielo", donde aborda el concepto de "la forma doble", y lo utiliza de una manera brillante, debido a la simpleza del acto, que a la vez, causa un gran impacto en el lector. Y es en París, donde encuentra su mayor felicidad, bajo ese cielo tapizado de guirnaldas, elemento que simboliza las galerías que recorre junto a su amada Josianne, y que, como dije al principio de esta reseña, se van entrelazando con la aburrida realidad que le espera en Buenos Aires.