La tejedora de la muerte

La tejedora de la muerte

by Concha López Narváez

  • Language: Spanish
  • Category: Fiction
  • Rating: 3.22
  • Pages: 128
  • Publish Date: April 5th 1998 by Bruno Gmuender GMBH
  • Isbn10: 8421622765
  • Isbn13: 9788421622766

Read the Book "La tejedora de la muerte" Online

La parte que más me ha gustado es cuando María Francisca cuenta a Andrea la historia de la tejedora de la muerte, esa parte me ha parecido muy intrigante.

Pienso que es un libro genial y me encantan sus protagonistas,la verdad es un libro que da un poco de miedo y su titulo lo dice todo.

Reseña de La tejedora de la muerte La obra La tejedora de la muerte (1994) de la editorial Bruño tiene la autora como Concha López Narváez. La autora ha logrado numerosos premios, entre los cuales se encuentran el premio Lazarillo en el 1984 por El amigo oculto y los espíritus de la tarde y los premios de CCEI (Comisión Católica Española de la Infancia) con sus obras La colina de Edeta (1987) y Las horas largas (1998). Unos días más tarde, toda la familia se trasladó a la ciudad y ya no volvió a la casona hasta treinta años después, cuando ella y su hermano Dani se habían casado y se habían muerto sus padres. Un día Andrea vio de improviso una mecedora moviéndose en la casa de una amiga, lo cual le recordó lo que había sucedido en la casona del pueblo. Ésta trabajó muy duro con el marido para mantener la familia y sus padres decidieron dejar una gran parte de la herencia a ella y otra parte más pequeña a su hermana Elisa. Los fragmentos que más me han impresionado y que nunca se me olvidarán son los siguientes: el primer es cómo coincide el número de las franjas del tejido de la tejedora con la edad de la persona que moría; y el otro trata de las cosas extrañas e inexplicables sucedidas el día del entierro de la tejedora. La obra comienza por una visita sin importancia de la protagonista a una amiga, en la que vio el balanceo de una mecedora, lo cual le recordó las cosas raras sucedidas en su infancia. 10), la autora nos lleva 30 años hacia atrás a su casona del pueblo y nos hace vivir los momentos densos de la protagonista cuando era niña. Este salto temporal ocupa tres capítulos, y es relativamente más grande que el otro que incluye varios saltos pequeños: la autora nos lleva otra vez al pueblo pero enfocándose en la historia de la tejedora a través de la conversación entre la protagonista y María Francisca. Además de los saltos temporales, cabe mencionar otro aspecto relevante que consiste en las diferentes formas de expresión en la obra. Andrea como una mujer culta con educación superior en la ciudad se expresa, tanto hablando como pensando, con un lenguaje fluido, correcto, claro y apropiado; mientras que María Francisca, una mujer de pueblo, habla de forma muy popular con expresiones hechas y con contextos. Con respecto a la ilustración en la obra, está pintada con lápiz, de blanco y negro, y hay una en cada capítulo. Por ejemplo, la ilustración en el primer capítulo consiste en una niña encogida en un sillón con la mirada perdida y asustada, metiéndose la media cabeza en los brazos. Y la ilustración del capítulo 7, en el que la protagonista nos cuenta cómo pasó su primera noche en la casona para visualizar lo sucedido en su infancia, sólo nos señala una cara mitad tapada por la manta, con unos ojos con temor, abiertos hasta el máximo. Considero que la ilustración del libro es una parte muy importante que completa la descripción, incluso le ayuda para la trasmisión de un mensaje de terror. Es recomendable para todos los lectores a partir de 12 años, siempre que no tengan la fobia del fantasma o espíritu.

Andrea cuenta que hace treinta años, vivía en una casa en un pueblo, cuando una tarde, de repente, escuchó un trueno estremecedor, una tormenta y de pronto un silencio absoluto, subió a su cuarto y vio moverse una mecedora, en la que no había nadie sentado, la niña, que quería acercarse a la mecedora, fue apartada de súbito por su madre, que tenía los ojos llenos de miedo y preocupación. Tras la muerte de sus padres, tanto ella como su hermano habían dejado olvidada aquella casa, pero el hecho de ver aquella mecedora moviéndose en casa de su amiga hizo que Andrea recordase todo lo ocurrido. El hecho de que Andrea narre los hechos ayuda a dejar ciertas incógnitas a lo largo de la obra, por ejemplo Lo único que tiene interés es la inmediata asociación de ideas entre ese mueble y aquel otro que cierta tarde, treinta años atrás, también se balanceaba aparentemente por sí mismo (López Narváez, 2014, p.9). Por otro lado, para cubrir esos mismos silencios de la obra, que la protagonista no alcanza a conocer, la autora se ayuda de los diálogos. El lenguaje empleado a lo largo de la obra es sencillo pero preciso, la autora sabe emplear las palabras concretas que resultan de fácil comprensión para los jóvenes que la lean. El modo en el que está narrada la historia con todas estas características resulta interesante, provoca que el lector quiera conocer más sobre la narración. Además, está muy bien explicado todo a lo largo de la obra, hay muy pocas intrigas e inferencias que el alumno deba realizar por sí mismo, todo viene detallado. La comprensión de la obra es sencilla, no necesita que el lector relacione demasiados aspectos, porque todo viene muy bien explicado, pero sin embargo, resulta una obra muy interesante.

El único motivo por el que no le voy a dar cinco estrellas a este libro es porque durante tres o cuatros capítulos en los que Andrea va a su antigua habitación la historia iba avanzando muy lentamente y por cada capítulo recibías muy poquita información de lo que sucedía.